EMPRESARIO: Cómo aumentar tu productividad personal

¿Alguna vez consideraste tu productividad personal?

La gran mayoría de las personas que dirigen sus propias pymes trabajan más duro y se les paga menos de lo que se les podría pagar por trabajar en otro lugar.

De hecho, los empresarios de pymes son a menudo los últimos en recibir un pago y, de hecho, sobreviven con lo que queda, porque su personal y proveedores clave deben recibir el pago primero para mantener el negocio en marcha.

Este no era el sueño original que tenía el emprendedor para su empresa.

Entonces, ¿cómo puede el empresario típico cambiar esta situación y aumentar las probabilidades de obtener la rentabilidad que se merece? 

Una forma es aumentar la productividad personal del empresario.

Los empresarios dueños de pymes pueden aumentar su rentabilidad personal trabajando de manera más inteligente.

Deben centrarse en su productividad personal.

¿Por dónde empezar?

En mi opinión, se dede identificar las tareas poco productivas y que consumen nuestro tiempo. Por ejemplo:

  • Cambio frecuente de actividades
  • Permitir interrupciones frecuentes
  • Ser un esclavo del correo electrónico
  • Atender todas las llamadas telefónicas: no filtrarlas entre relevante y no relevantes
  • Involucrarse en problemas menores que los subordinados deberían resolver.
  • Dedicarse al micro gerenciamiento
  • Llevar trabajo a la casa

Rituales diarios

¿Cómo adquirimos el hábito de la productividad?

Todo comienza con la creación de rituales diarios que te colocan en el lugar correcto física, mental y emocionalmente.

Descansar lo suficiente por la noche despertarse con energía y listo para el día.

Tómate los primeros 60 minutos de cada día para programar las actividades para que el día sea productivo.

De malos hábitos a nuevos hábitos

A continuación, necesitamos un plan para superar nuestros malos hábitos, muchos de los cuales estarán en la lista que vimos previamente.

La mejor manera de deshacerse de un mal hábito es desarrollar uno nuevo que lo reemplace y practicarlo durante 30 días para arraigarlo en nuestros rituales diarios.

Es importante adoptar los nuevos hábitos de uno en uno para no se sentirse abrumado y correr el riesgo de no completar el período de implementación de 30 días.


Utilizar mejor el tiempo

A pesar de la imperiosa necesidad de hacerlo, evita mirar el correo electrónico o mensajes telefónicos al comienzo del día. 

Esos mensajes están trabajando para las agendas de otras personas y no para las tuyas. 

Toma la decisión de trabajar en bloques productivos durante el día en los que no aceptarás interrupciones.

Estos bloqueos implican dos períodos de atención enfocada de 60 minutos seguidos de 30 minutos de recuperación.

Adoptar este hábito para el comienzo del día lo coloca en una posición para trabajar en tus actividades de mayor valor cuando estás fresco y con energía.

Estas actividades son las que hacen crecer tu empresa y tus ganancias más rápidamente.

no cambiar de tarea a cada rato

El cambio de tareas te vuelve extremadamente improductivo

Incluso si sientes que estás haciendo muchas cosas.

En su lugar, usa los bloques de tiempo discutidos en el punto anterio.

Si puedes administrar 2 o 3 bloques de tiempo de 150 minutos por día, te sorprenderá de lo que podrás lograr.

Realiza 60 minutos de trabajo concentrado e ininterrumpido; tómate un descanso de 5 minutos, luego otros 55 minutos de trabajo concentrado e ininterrumpido.

Relájate con un período de recuperación de 30 minutos en el que podrás relajarte, estirarte, rehidratarte. 

Luego, puedes revisar tus mensajes y correos electrónicos, antes de comenzar con otro período de 150 minutos de alto rendimiento.

Eliminar el conflicto interno

Todos estamos atormentados por nuestra voz interior que nos alienta y desalienta. 

El conflicto interno consume nuestra energía y nuestra capacidad para hacer que las cosas sucedan.  

Usa tus pensamientos para visualizar la vida y la empresa que realmente deseas y usa los rituales y hábitos diarios para hacer que estos pensamientos se vuelvan realidad.

Concéntrarse en las actividades de mayor valor

La Pirámide de Productividad es una forma útil de ver cómo gastamos nuestro tiempo.

La pirámide tiene cuatro niveles distintos y te servirá para enumerar de 3 a 5 actividades que realizas habitualmente que encajan en cada nivel.

Cuanto más tiempo dediques al nivel superior, mejor será el rendimiento de tu empresa. 

Si tienes muchas actividades en el nivel inferior, debes dejar de hacerlas o, si son necesarias para tu empresa, delegarlas en otra persona.

Principio de Pareto

El Principio de Pareto nos dice que el 20% de las actividades generan el 80% de los resultados.

Lo que significa que el 80% de tus actividades generan muy pocos de tus resultados.

Así que deja de hacer las actividades del 80% o deléglas a otra persona. 

Luego de unos meses usa el mismo criterio para analizar nuevamente tus actividades.

Concéntrate otra vez en el 20% de las actividades que están generando el 80% de tus resultados.

Haz otra selección del 80% de las actividades.

Cada vez que realices este ejercicio de selección, serás cada vez más productivo en la forma en que utilizas tu tiempo.

¡Los cupos para octubre se están acabando!

Current Progress
Current Progress
Current Progress
Atención

Sesión De Estrategia GRATIS De 30 Minutos Para EMPRESARIOS

>